• ac

    ACCESO CLIENTES
  • BLOG NOTICIAS

    cadena-1 (1)
    10 julio de 2017

    Cinco consejos antes de usar cadenas para la nieve

    Un crudo invierno como el que hemos experimentado hasta ahora no es signo de aburrimiento ni mucho menos de quedarse en casa sin actividad alguna: las alternativas para disfrutar la nieve, por ejemplo, son bastantes en diversas zonas del país. Sin embargo, es necesario tomar las medidas necesarias para que el paseo a un centro de esquí o un nevazón inesperado no termine en problemas con tu auto o un accidente mayor.

     

    A continuación desde Autocargo te entregamos cinco consejos antes de usar cadenas para la nieve, las cuales proveen un mayor agarre para que tu auto pueda salir de zonas con hielo o nieve:

     

    • En centros de esquí es una obligación, no una opción. Si estás pensando en visitar un centro invernal de nuestro país, entonces hay dos razones fundamentales para utilizar cadena para nieve: en primerísimo lugar, por tu seguridad y la de quienes te rodean. Y en segundo lugar, porque es un requisito indispensable y reglado de esa manera.
    • Calce con el neumático y el vehículo. ¡Ojo! No basta con comprar cadenas que se ajusten al tamaño del neumático: también es esencial que sepas el modelo y marca de tu vehículo, ya que de esto muchas veces depende que las cadenas quepan en el espacio entre la llanta y el chasis. Otros factores que influyen en el calce de este accesorio para la nieve es el tamaño y peso de tu auto. Nota: si tienes un vehículo con tracción delantera, sólo necesitas cadenas para la nieve en dos neumáticos.
    • Una buena instalación es clave. Las cadenas metálicas pueden ser de tensión manual o automática, lo cual determinará la mayor o menor dificultad para su instalación, sobre todo para los principiantes. Sin embargo, hay algunos tips básicos para montar una cadena de este tipo: primero, necesita mantener tu vehículo en una zona plana, sin peligro de movimiento y que al mismo tiempo te permita tener espacio; segundo, sacar las cadenas de su envoltorio y –MUY IMPORTANTE- desenredarlas para que envuelvan el neumático de la manera correcta. Si esto no se hace como indica el manual, es posible que las cadenas produzcan daños en nuestro vehículo o que se generen más vibraciones al avanzar que lo normal. En cuanto termine el periodo o tramo de nieve y la ruta esté despejada, debes quitar las cadenas, ya que éstas pueden producir ruido, daños e incomodidad al circular por la carretera.
    • Ten cuidado con la velocidad. Al utilizar cadenas de nieve metálicas no debes exceder los 50 kilómetros por hora.
    • Considera otras opciones. Si la instalación te resulta muy compleja o simplemente no te gustan las cadenas “clásicas” de nieve, existen otras alternativas como la cadena textil o de tejido, consistente en una funda que recubre el neumático y suele ser preferida por su fácil montaje y en situaciones de poca nieve y hielo; las cadenas compuestas, que es una suerte de fusión entre la cadena típica y la textil; y las cadenas “araña”, aunque éstas son recomendables en casos muy extremos de nieve y hielo, sobre todo por su elevado precio.

    Ahora que ya sabes un poco más sobre las cadenas de nieve, sólo falta elegir el mejor vehículo Autocargo con todas las mantenciones de rigor, un historial conocido y un equipo de expertos en cualquiera de nuestras cuatro sucursales.